El Real Decreto ley 15/2018 del 5 de octubre fue un importante impulso para el sector, eliminaba el llamado “impuesto al sol”, simplificaba la tramitación y eliminaba trabas burocráticas, iniciaba el derecho al autoconsumo compartido entre vecinos y proponía una serie de medidas para el fomento de la generación eléctrica a partir de fuentes renovables. Sin embargo desde abril de este año, con la aprobación por el consejo de Consejo de Ministros del Real Decreto 244/2019, tenemos una nueva regulación de las condiciones técnicas del autoconsumo eléctrico, la cual cosa supone una importante oportunidad para el ahorro en nuestra factura energética.

El ahorro real depende de varios factores, la curva de carga (consumo), del recurso solar disponible (horas de sol) y de la propia instalación y tipología de las placas instaladas, aunque diversos estudios cifran unos ahorros medios de entre 600 a 800 euros al año, es aconsejable analizar cada caso en particular ya que en ocasiones el ahorro puede ser claramente superior.

Estamos hablando obviamente de la instalación de placas solares, tanto para el autoconsumo personal como para su desvío del excedente a la red eléctrica. El funcionamiento es bien sencillo, el sol nos proporciona energía gratuita y limpia de manera constante que no es aprovechada, si instalamos paneles solares en el terrado o el techo de un hogar, esta energía se transforma en electricidad gracias a que los paneles captan los rayos solares, la transforma en electricidad, en corriente continua, proporcionando la energía eléctrica que consumimos en el hogar, con el consiguiente ahorro de gasto, además, la energía sobrante se envía a la red eléctrica para su venta. En cualquier caso, siempre se puede recurrir a la energía eléctrica convencional, bien por insuficiencia, ausencia de sol o malfuncionamiento del sistema.

Hay diferentes tipos de placas y pueden instalarse en cualquier superficie expuesta al sol, idealmente el techo de un hogar individual o de un edificio de vecinos. Nunca debe hacerse una instalación de este tipo sin el adecuado asesoramiento, ni tampoco es recomendable guiarse siempre por las placas más económicas, y aunque hay en el mercado kits de placas solares, existen muchas razones para no recomendar en absoluto la instalación de placas solares por cuenta propia, al margen de los propios riesgos inherentes por una mala instalación, con toda seguridad no será la opción más económica a medio plazo. Nuestro consejo es que consulte con un experto, cuando menos para que le asesore, no se arrepentirá.

Al margen de las propias consideraciones asociadas a la propia instalación del sistema, el consejo de un experto le ayudará a resolver ventajas e inconvenientes de temas como si interesa contratar una instalación con o sin excedentes (verter o no el exceso de energía a la red), la posibilidad de autoconsumo en una comunidad de vecinos o la potencia conveniente para contratar teniendo en cuenta el nuevo sistema.

El tema de las subvenciones justifica por si solo la ayuda de un experto. Actualmente existen importantes subvenciones para el autoconsumo que permiten un ahorro que oscila entre el 40 y el 50% de nuestra factura eléctrica. Estas ayudas, que están dirigidas de manera principal a viviendas unifamiliares o comunidades de vecinos, pueden ser solicitadas por cualquier persona que tenga la intención de llevar a cabo una instalación de placas solares en su vivienda. Las cuantías son diferentes según la comunidad autónoma, generalmente se aplican de manera porcentual sobre el coste de la instalación, y de manera orientativa están entre los 3.000 y los 4.500€. En Hogardomotica.es estaremos encantados de ayudarle si necesita más información.

Esperamos que esta noticia haya resultado de tu interés. ¡Nos vemos en el próximo post!

 

Equipo Técnico
Hogardomotica.es

Copyright © 2019 Hogardomotica Digital. Todos los derechos reservados.